Nota De Autor:

Desde hace más de veinte años, luego de recibir sorprendentes confidencias de algunos testigos, investigo la posibilidad de que hubiera existido una vida de Adolf Hitler en Argentina, donde el ideólogo del nazismo habría vivido tranquilo y protegido después de haber escapado de Berlín. En ese sentido soy el primer periodista que, durante los últimos años, publicó una serie de artículos en los diarios sobre este apasionante tema que incluyeron reportajes a personas que estuvieron con Hitler después de haber terminado la Segunda Guerra Mundial. Esas notas, difundidas escuetamente por las agencias de noticias nacionales y extranjeras, sirvieron de base a libros, películas documentales y estudios ulteriores. Pero en muchos casos, al citarse o reproducirse esos datos en forma aislada -o sea, sin el contexto de la investigación general- los mismos no adquirieron la dimensión y el peso que alcanzan en esta obra donde se los presenta, junto a nueva información, como piezas de un rompecabezas que encajan perfectamente. Después de haber realizado esos trabajos se creó una gran polémica. Me refiero a la cada vez más comprobada realidad de un Hitler que no protagonizó un honroso suicidio sino que, como un hábil mago -esos que con su destreza encandilan a grandes y chicos- se hizo humo ante una platea absorta que nunca pudo llegar a conocer el truco final.

Noticias: